VIDEOS LONGEVIDAD SALUDABLE

Loading...

Longevidad Saludable

Longevidad Saludable

BUSCADOR DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

sábado, marzo 15, 2008

Cosmecéuticos

Los 'cosmecéuticos': Distingamos lo medicinal de lo promocional

03:50 PM CST on Tuesday, February 26, 2008
Por PAULA BEGOUN / Experta en belleza

Hace unos años surgieron y hoy día son comunes. Llamados " cosmeceuticals" en inglés, en español se conocen como "cosmecéuticos". Quizás no sea la palabra más bonita y hasta sea una traducción bastante forzada del inglés, pero eso se lo dejaré a los estudiosos de la lengua española. Lo que a mí me preocupa es el valor de estos productos para nosotras.

Paula Begoun

Para determinar esto, empecemos al tratar de definir los llamados "cosmecéuticos". Se supone que sean productos que combinan los beneficios de dos tipos de productos: los cosméticos y los farmacéuticos; de ahí su nombre en inglés... y su traducción forzada al español. En todo caso, por lo general las empresas utilizan el término para referirse a ciertos productos para el cutis, en particular los que comercializan o recomiendan los dermatólogos. Tanto su nombre como el hecho de que son recomendados por médicos puede dar la impresión que no son productos cosméticos comunes y corrientes, sino algo especial, tal vez productos con ingredientes activos más eficaces o biológicamente más activos.

Y no hay duda de que muchos médicos están promocionando este tipo de productos. La doctora Tina Alster es la vocera de Lancome; la doctora Karyn Grossman es la vocera de Prescriptives; el otoño pasado se lanzaron al mercado los productos que llevan el nombre de la doctora Patricia Wexler, Patricia Wexler M.D. Dermatology; los productos Skin Effects por el doctor Jeffrey Dover ahora se venden en las farmacias CVS; la línea SkinCeuticals del Dr. Sheldon Pinnell ha sido adquirida por L'Oreal y, por supuesto, tenemos al doctor N.V. Perricone. Este grupo va encabezado por el doctor Howard Sobel, quien agregó el RMX Maximum de precio exorbitante —suficiente producto para 28 días cuesta mil dólares— a su línea DDF para el cuidado del cutis.

A pesar de todas estas recomendaciones de médicos respetados, en realidad los cosmecéuticos no están sujetos a regulación o a control alguno... el gobierno estadounidense no los clasifica como medicamentos ni tampoco los regula estrictamente. De hecho, cualquiera puede decir que su producto es un "cosmecéutico". A fin de cuentas, se trata de un término mercadotécnico cuyo propósito es impresionar a la gente. Debido a esto la Dirección de Alimentación y Fármacos, la agencia que regula los medicamentos vendidos en EU, dice que en realidad no existen los cosmecéuticos y que simplemente son productos cosméticos acompañados de un lenguaje mercadotécnico llamativo.

¿Realmente hay diferencias entre los productos cosméticos farmacéuticos y los demás productos cosméticos?

La respuesta es sí y no, porque sin importar cómo se etiquete y comercialice un producto, muchos tratamientos para el cuidado del cutis sí contienen ingredientes que afectan al funcionamiento biológico de la piel. Los principios biológicamente activos que pueden contener son antioxidantes (la mayoría de los cuales tienen propiedades antiinflamatorias), ingredientes mensajeros, exfoliantes, ingredientes que aclaran el cutis y sustancias intercelulares (ingredientes que imitan la estructura de la piel).

Los antioxidantes, cuando se aplican tópicamente, disminuyen los daños causados por los radicales libres, ayudando así a evitar el daño celular, la destrucción de colágeno debida a la inflamación y la inmunosupresión. Estas acciones son de gran valor para la piel. Pero dejando a un lado las promesas insistentes que hacen los que dicen que sus productos contienen los mejores antioxidantes, los estudios de investigación han llegado a una conclusión muy clara: no hay un único antioxidante que sea el mejor, sino tan sólo muchas opciones potentes y muchos estudios de investigación que demuestran los beneficios que pueden brindarle a la piel los diversos antioxidantes como granada, curcumina, superóxido dismutasa, extracto de semilla de uva, té verde, licopeno, vitamina E, vitamina C, dimetiletanolamina, glutatión, ácido úrico, carnosina (beta-alanil-L-histidina), glucopiranósidos (resveratrol), niacinamida, polifenoles (epigalocatequina-3-galato o EGCG), genisteína, picnogenol y más.

Otro descubrimiento importante: muchos investigadores creen que un solo antioxidante, sin importar cuán estable o potente sea, no es tan eficaz para la piel como un grupo de antioxidantes, porque los antioxidantes combinados pueden ejercer una acción sinérgica acumulada en la piel.

Los ingredientes mensajeros interactúan con las células epidérmicas a través de sitios receptores o rutas celulares que esencialmente permiten que estas sustancias le digan a una célula que se comporte o que funcione de mejor manera. Es decir, le dan instrucciones a la célula para que se repare a sí misma y actúe de manera normal al reducir la inflamación, fomentar la producción de sustancias saludables para la piel e inhibir las sustancias que hacen que se descomponga el colágeno, entre muchas otras cosas. Sin duda alguna, esta es el área más prometedora de la investigación que actualmente se está llevando al cabo en el ámbito de los productos para el cuidado del cutis. Los ingredientes mejor investigados en esta categoría son, por mucho, los retinoides (vitamina A), específicamente la versión que se vende con receta llamada tretinoína, que se encuentra en Retin-A y Renova (la tretinoína también está disponible en una versión genérica). Cuando se incluyen en productos cosméticos, el retinol y el retinaldehido han demostrado tener una eficacia similar a la de la tretinoína. Otros ingredientes mensajeros que siguen siendo estudiados incluyen una amplia variedad de péptidos, así como la niacinamida. Sin embargo, hasta ahora no se han realizado estudios de investigación independientes que demuestren que los péptidos hacen lo que los fabricantes prometen en las etiquetas de los productos que los contienen.

Los exfoliantes ayudan a que las células superficiales de la piel se desprendan de manera más normal y "juvenil", para permitir que la piel funcione mejor y luzca más radiante y saludable. Son muchas las razones por las cuales las células se acumulan en la superficie, pero la principal es el daño causado por el sol. La normalización de la rotación celular sí mejora la tersura y apariencia de la superficie de la piel, pero los estudios de investigación también indican que puede mejorar la producción de colágeno. Los limpiadores granulados tópicos son una manera de exfoliar la piel, pero la exfoliación mecánica de este tipo puede tener un efecto severo en la piel y hay pocos estudios de investigación que muestren beneficio alguno. Por otra parte, ciertas sustancias definitivamente exfolian la piel, entre ellas el ácido glicólico, el ácido láctico, los polihidroxiácidos (gluconolactona y ácido lactobiónico) y el ácido salicílico.

Los ingredientes aclaradores de la piel inhiben la formación de melanina, disminuyendo así la apariencia de las decoloraciones color café. Entre los ingredientes aclaradores de la piel encontramos la hidroquinona, la arbutina, el ácido azelaico, algunas formas de vitamina C y el ácido glicirretínico.

Las sustancias intercelulares, que a menudo yo llamo "ingredientes que imitan la estructura de la piel", deben ser el ingrediente principal de todo humectante. Las sustancias intercelulares son aquellos ingredientes que existen naturalmente en la piel y que mantienen a las células epidérmicas unidas entre sí. Un clima seco, los daños por el sol, la irritación, la inflamación y la edad pueden disminuir considerablemente la presencia de estas sustancias en la piel. Las sustancias intercelulares en un humectante ayudan a mantener enteras las capas de la piel, haciéndolas resistentes y conservándolas en buena forma al darle los materiales que necesita para defenderse del medio ambiente. Los ingredientes tales como las ceramidas, el colesterol, los ácidos grasos (el ácido linolénico, los triglicéridos, la glicerina, los fosfolípidos y la lecitina) y los glucosaminoglicanos (ácido hialurónico y PCA sódico) son esenciales para ayudar a que la piel funcione de manera normal.

Independientemente del nombre que usen, ya sea producto cosmético farmacéutico u otro, un producto para el cuidado del cutis es tan bueno como los ingredientes que contiene, los cuales ayudan a la piel a funcionar mejor, o sea, a comportarse como si fuera más joven. De hecho, los humectantes (o cualquier producto para el cuidado del cutis que diga servir para las arrugas o la piel colgada) absolutamente deben contener una mezcla elegante de antioxidantes, ingredientes mensajeros y sustancias intercelulares, dado que estos ingredientes ayudan a que la piel conserve un nivel normal de hidratación, sintetice colágeno, disminuya las decoloraciones y prevenga el daño celular.  

Paula Begoun es una experta en belleza independiente.


--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Vive saludable con la dieta atlántica

Vive saludable con la dieta atlántica
BIENESTAR - 03/11/2008
Javier Parra





Reportaje especial EFE — Galicia es una región del noroeste de España muy conocida en América. De arraigada tradición marinera, a partir de principios del siglo XX desde aquella zona fronteriza con Portugal emigraron cientos de miles de personas hacia tierras del Nuevo Continente, empujadas por la falta de trabajo en sus ciudades y aldeas, los graves problemas económicos que padecían las familias, las dificultades de comunicación con el resto del país por la orografía del terreno, el exceso de población y la estructura caciquil de una sociedad anclada entonces en la Edad Media y ajena al progreso.

En Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, Venezuela, México y EE.UU. es fácil encontrar hoy a multitud de personas de ascendencia gallega, hijos y nietos ya asentados en esas latitudes de aquellos emigrantes del pasado siglo que cruzaron el océano a bordo de vapores en busca de una vida mejor.

Afortunadamente, las circunstancias en Galicia también han cambiado mucho desde entonces. De acuerdo con los datos macroeconómicos recientes, la región ha aumentado un 4,5 su crecimiento y una de las razones de este incremento son las nuevas infraestructuras con que fue dotada a partir de 1980 y que permiten una comunicación rápida con el resto de la Península Ibérica. El aumento del empleo y el acceso de la población a la educación y la salud han contribuido también al bienestar general.

De Galicia es natural el empresario Amancio Ortega, propietario de la cadena mundial de establecimientos textiles Zara y que ostenta el título de hombre más rico de España. Además, en la región se han radicado numerosas empresas internacionales junto a las que ya existían, sobre todo del sector agroalimentario y pesquero, que han contribuido a borrar el estigma de Galicia de región pobre y atrasada.

Esa mejora en el bienestar general se ha traducido en una esperanza de vida para los habitantes de Galicia con los mayores índices en el conjunto de España: más de 84 años las mujeres y cerca de 80 los hombres. Algunos especialistas en nutrición creen que esta elevada media de vida de los nacidos en esa zona del noroeste de España obedece a la dieta atlántica que siguen, considerada tan saludable como la mediterránea, al estar integrada por proteínas tan excelentes como el marisco y el pescado, impregnados de grasa Omega-3 muy beneficiosa para el corazón y el cerebro.

El jefe del servicio de Endocrinología, Metabolismo y Nutrición del Hospital San Carlos de Madrid, Aniceto Charro, considera que este régimen alimenticio que siguen sus paisanos reduce en un 25 por ciento la mortalidad en cualquier patología, por lo que insta a los políticos y a los nutricionistas gallegos a que hagan esfuerzos para dar a conocer las ventajas de la dieta atlántica.

Este tipo de dieta también es habitual entre los habitantes del norte de Portugal y en Asturias, región vecina de Galicia por el este, donde el pescado y los frutos de la huerta abundan y permiten una alimentación sana y equilibrada.

Ante los elevados casos de longevidad en la zona, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha comenzado a interesarse muy vivamente por este tipo de dieta y a compararla con las que se siguen en Japón, donde el número de personas centenarias es el más elevado del mundo y donde el consumo de pescado crudo parece haber influido decisivamente en ese incremento de la esperanza de vida.

La dieta mediterránea tiene mejor prensa en el mundo porque se ha sabido vender mejor pero Charro recuerda que, mientras en Galicia se incrementa la esperanza de vida, en la zona mediterránea española disminuye "en meses" el tiempo de vida.

En declaraciones el catedrático subraya que existe "una base muy fuerte para poder demostrar que la alimentación que tenemos es excelente y tan buena como la mediterránea", y apoya sus aseveraciones en que la dieta atlántica está integrada por "proteínas excelentes" como el pescado y el marisco, que tienen la grasa Omega-3, "la mejor que se puede comer para el corazón, el cerebro y también para las embarazadas".

Pero en este apartado positivo también incluye la carne de ternera, que tiene "muy poca grasa", y hasta el cocido gallego "al que ya conocemos como el olivo andante, porque su grasa se parece a la del aceite de oliva".

Además están las legumbres que se consumen en Galicia, con una proteína vegetal "excelente", así como la leche y los quesos, que aunque contienen grasa saturada, el doctor recuerda que tienen la ventaja de poseer "una enorme cantidad de minerales y de calcio, que para las embarazadas, los niños o las personas mayores son excelentes para el control del esqueleto".

La dieta mediterránea comenzó a cobrar impulso en torno a los años 70 del pasado siglo cuando se publicó un estudio sobre el tipo y proporción de grasa en la alimentación en relación a la incidencia de enfermedades cardiovasculares en Europa. Los datos indicaron que los finlandeses eran los ciudadanos del Viejo Continente que mayor incidencia sufrían de estas patologías, a causa del 40 por ciento de la dieta derivada de las grasas que consumían, frente a unos índices menores en los naturales de países bañados por el Mare Nostrum.

Los estudiosos atribuían la diferencia esencial al empleo masivo de la mantequilla por parte de los escandinavos frente al aceite de oliva de los mediterráneos. Así empezó el culto a este producto entre los nutricionistas, ocasión que fue aprovechada por los fabricantes para esmerarse en la elaboración y, de paso, aumentar sus precios.

El aceite de oliva contiene casi exclusivamente ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado que tiene un efecto más beneficioso que la de los ácidos grasos poliinsaturados. En la actualidad, además del aceite de oliva, en la dieta mediterránea van incluidas las legumbres, los frutos secos, todo tipo de verduras —crudas en ensalada, hervidas, a la plancha, maceradas en aceite—, las frutas, el queso fresco, el pan, los cereales y, sobre todo, el pescado, en especial el azul.

No es una dieta muy rica en proteína, tiene un considerable aporte de "grasa buena" —por el aceite de oliva— y ofrece toda una sinfonía de sabores, gracias a los distintos ingredientes y especias para elaborar sus platos, como orégano, albahaca, ajo, cebolla, pimiento, etc.

Aunque la dieta mediterránea es bastante equilibrada y completa, los nutricionistas coinciden en que no es ni la panacea ni la única manera de alimentarse juiciosamente, aunque constituye una excelente base nutritiva para construir después una dieta más avanzada y rica.



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

BIOMARCADORES DEL ENVEJECIMIENTO