Longevidad Saludable

Longevidad Saludable

BUSCADOR DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

miércoles, noviembre 19, 2008

Jóvenes a los 120 años

Jóvenes a los 120 años

Investigadores españoles consiguen crear en laboratorio ratones que viven hasta un 40% más de la media y que tardan más en envejecer
¿Le gustaría que sus hijos y nietos vivieran hasta los ciento veinte años? ¿Y que lo hicieran, además, en buenas condiciones físicas, retrasando hasta entonces los achaques propios de la edad? Si la respuesta es un sí, entonces está usted de enhorabuena, porque un equipo de investigadores españoles del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) acaba de dar el primer paso para conseguir ese objetivo. Bajo la dirección de María Blasco, los científicos han conseguido crear en laboratorio ratones que tardan más tiempo que sus congéneres en envejecer. Y que, además, viven hasta un 40 por ciento más de tiempo que ellos.
El trabajo, en el que han participado varios miembros del equipo de María Blasco y en el que han colaborado el Departamento de Fisiología de la Universidad de Valencia y el Grupo de Supresión Tumoral del CNIO, se publica hoy en la prestigiosa revista Cell. El método empleado para obtener este «superratón» se basa en aumentar los niveles de una enzima, la telomerasa, que incrementa la capacidad reproductora de las células gracias a su habilidad para alargar los telómeros, los extremos finales de los cromosomas (que son 40 en el ratón y 46 en el ser humano).
Telómeros y envejecimiento
Se sabe desde principios de los noventa que existe una estrecha relación entre los telómeros y el envejecimiento. Su longitud, en efecto, se va reduciendo con cada nueva replicación celular. Cuando los telómeros finalmente desaparecen, las células pierden la capacidad de reproducirse y el organismo envejece sin remedio.
«Se sabía que la telomerasa alargaba la vida de las células en cultivos de laboratorio -explica a ABC María Blasco- pero no se sabía si el proceso funcionaría también en un organismo complejo. Esta es la primera vez que se demuestra que sí que funciona».
Para realizar su experimento, el equipo del CNIO no se conformó con probar con moscas o gusanos, sino que se atrevió a hacerlo directamente con un ratón, un mamífero cuyo ADN tiene grandes similitudes con el humano. «Esto -afirma la investigadora- es lo más parecido a un humano que se puede modificar genéticamente».
Evitar el cáncer
Sin embargo la telomerasa también tiene la propiedad, unida a la acción de determinados genes, de facilitar el desarrollo del cáncer. «Eso es debido a su función potenciadora del crecimiento celular -asegura Blasco- La telomerasa, de por sí, es neutra, aunque también es permisiva, y el cáncer se aprovecha de las ventajas que le da para crecer». Por eso, los investigadores también aumentaron en los ratones el número de genes resistentes al cáncer. El resultado fue un ratón sano y que vivió un 40 por ciento más que los demás, todo un récord en la longevidad de estos roedores.
«Hasta ahora -explica a ABC María Blasco- se sabía que ingerir menos calorías puede alargar la vida, pero nuestros ratones comen de forma norma, sin privarse de nada. Y también se sabía que se alargaba la vida reduciendo los niveles de la hormona del crecimiento. Con ese método se obtuvieron ratones longevos, pero enanos. Los nuestros son normales en todo, pero se conservan más jóvenes en edades avanzadas, y además viven más».
Para estar seguros de los resultados, María Blasco y su equipo han tenido que esperar cuatro largos años, «que es el ciclo de vida de un ratón. Ha habido que esperar a que el ratón viva toda su vida para saber si habíamos tenido éxito». Para la investigadora del CNIO, «es muy probable que los resultados con ratones sean extrapolables a humanos. Eso significaría aumentar la vida media de los humanos hasta los 115 ó 120 años. No que sólo unos pocos llegaran excepcionalmente a esa edad, sino que fuera la media. Ese tiempo extra de vida sería, además, saludable. No se trata de alargar la vida por alargarla, sino de retrasar el proceso de envejecimiento».
El equipo de María Blasco trabaja ahora con otras proteínas capaces de aumentar los telómeros. «Lo que hemos conseguido -afirma- aún se puede mejorar. Y en eso estamos».

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/
Publicar un comentario

BIOMARCADORES DEL ENVEJECIMIENTO