Longevidad Saludable

Longevidad Saludable

BUSCADOR DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

jueves, julio 03, 2008

La desaparición de Europa

La desaparición de Europa


BRUSELAS – ¿Qué significará ser europeo de aquí a 25 años? A diferencia de Estados Unidos, cuya historia como "crisol de razas" les ha dado a los norteamericanos un carácter verdaderamente multiétnico, los europeos nativos se están convirtiendo en una especie en peligro. Europa necesita enormemente a los inmigrantes, pero no está culturalmente preparada para recibirlos. Las próximas décadas, por lo tanto, serán testigo de un cambio social sustancialmente mayor en Europa que en otras partes, aunque la naturaleza de este cambio diste de ser clara.

A primera vista, gran parte del debate actual de Europa gira alrededor de la integración política y económica --hasta qué punto sus estados naciones deberían llegar a la hora de aunar recursos y poderes soberanos en la Unión Europea--. Pero debajo de la superficie, las verdaderas tensiones tienen que ver con la inmigración y los temores de que las "culturas" nacionales se vean amenazadas por el influjo de no nativos, tanto blancos como no blancos.

La inmigración en Europa hoy está experimentando una tasa superior que en Estados Unidos: casi dos millones de personas llegan oficialmente cada año, junto con una cantidad desconocida de inmigrantes ilegales. El cálculo más conservador, realizado por Eurostat, la agencia de estadísticas de la UE, estima que la cantidad total de recién llegados a Europa entre hoy y 2050 será de 40 millones. Inevitablemente, ese tipo de influjo asegurará que los políticos de extrema derecha ya vociferantes ganan un respaldo aún mayor.

El espectro de las crecientes tensiones raciales es lo suficientemente preocupante. Pero es sólo un aspecto de la necesidad urgente de Europa de importar gente de Africa y Asia. Los europeos también verán el desmantelamiento de sus estados de bienestar y sus sistemas de seguridad social; el valorado "modelo europeo" de pensiones, atención sanitaria y beneficios de desempleo corre el riesgo de ser reemplazado por el despreciado y ampliamente temido "modelo norteamericano". Huelga decir que esto no es así porque los europeos deseen fervientemente los rigores de las condiciones sociales menos cariñosas de Estados Unidos, sino porque es la única manera en que los gobiernos europeos podrán permanecerse financieramente a flote.

La causa original de todos estos acontecimientos es el achicamiento poblacional de Europa. La "bomba de tiempo demográfica" que los analistas económicos han venido discutiendo desde hace una década o más hoy está estallando. El resultado es una escasez de mano de obra generalizada en muchos países de la UE y una alarmante reducción en la proporción de gente en edad laboral cuyos impuestos pagan las pensiones y los costos médicos de aquellos que se han jubilado. Muchos países han agravado el problema, ya sea al fomentar una jubilación temprana o -como en el caso de Francia- a través de panaceas de creación de empleo como la semana laboral de 35 horas.

Aproximadamente una tercera parte de los trabajadores de sexo masculino en Europa abandonan sus empleos apenas pasados los 50 años. Eso, junto con dos generaciones en las que las tasas de natalidad en toda Europa cayeron muy por debajo de la tasa de sustitución de dos hijos por pareja, y lo que la Comisión Europea describe como incrementos "espectaculares" en la longevidad, significa que para 2050, en lugar de cuatro trabajadores para mantener a cada jubilado, habrá solamente dos.

En pocas palabras, los estrategas políticos europeos están en una posición imposible. La mentalidad política en la mayoría de los países de la UE sigue firmemente centrada en el desempleo como el principal mal que hay que erradicar, mientras que la verdadera amenaza es la agravada escasez de gente para ocupar las vacantes laborales. La Comisión Europea advirtió que esto puede poner un techo más bajo a las tasas de crecimiento del PBI. Según Klaus Regling, director general para Asuntos Económicos y Financieros de la Comisión, la población que trabaja en Europa se ha reducido tanto que de 2010 en adelante el crecimiento económico anual máximo en Europa occidental caerá a 1,8%, de un promedio de 2,3% en los últimos años, y apenas al 1,3% anual a partir de 2030.

El estancamiento económico en esta escala tiene implicancias alarmantes, porque significa que habrá cada vez menos ingresos tributarios para financiar todos los proyectos de reforma e inversiones infraestructurales que Europa tanto necesita para recuperar su productividad y su postura competitiva en el campo de la alta tecnología. Y si las cosas se ven mal para Europa occidental, son aún peores para los ex países comunistas recién llegados a la UE, cuyas tendencias demográficas implican que el crecimiento potencial promedio se zambullirá de un saludable 4,3% anual de hoy a apenas 0,9% después de 2030.

Gran parte de Europa ya sufre a causa del mal rendimiento de los mercados laborales en los que quienes buscan empleo y los posibles empleadores ni pueden ni van a encontrarse mutuamente. Una tasa de desempleo juvenil persistentemente alta, junto con la cantidad menguante de egresados escolares de Europa, ya está cancelando los efectos positivos de la inmigración. Aquí en Bruselas, donde la población inmigrante principalmente del norte de Africa representa una cuarta parte de los habitantes de la ciudad, los hoteles y los restaurantes recurrieron recientemente a un servicio de reclutamiento online de emergencia para hacer frente a su agravada escasez de personal. La crisis de mano de obra es aún más aguda en los sectores que exigen mayores capacidades y requisitos.

Al igual que Estados Unidos, las dificultades vinculadas con la mano de obra en Europa están acentuadas por el ascenso de India y China. Cómo harán los europeos, y en menor medida los norteamericanos, para mantener sus niveles de vida altos es una incógnita. Pero el problema de Europa es mayor, ya que sus políticos están desorientados cuando se trata de hacer frente a las cuestiones de alto voltaje vinculadas a la raza, la religión y la etnicidad en sociedades que parecen decididas a seguir ancladas en el pasado.

El autor es secretario general del grupo de reflexión Friends of Europe con sede en Bruselas y editor de la publicación Europe's World.

© Project Syndicate y LOS TIEMPOS 1995–2008


--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/
Publicar un comentario

BIOMARCADORES DEL ENVEJECIMIENTO