Longevidad Saludable

Longevidad Saludable

BUSCADOR DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

jueves, octubre 19, 2006

DIETA SANA, EJERCICIO FÍSICO Y ACTITUD POSITIVA ANTE LA VIDA, LOS SECRETOS PARA ENVEJECER SALUDABLEMENTE

ACTIVIDAD FISICA Y SALUD -
48ª Congreso Nacional de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología
DIETA SANA, EJERCICIO FÍSICO Y ACTITUD POSITIVA ANTE LA VIDA, LOS SECRETOS PARA ENVEJECER SALUDABLEMENTE

El 48ª Congreso Nacional de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología que se desarrolló en Pamplona durante la semana pasada, abordó el envejecimiento desde el punto de vista de la biología. Los expertos explicaron en qué consiste el envejecimiento, el papel de la genética y los efectos de una dieta rica en antioxidantes.
Otros de los temas abordados durante el 48ª Congreso Nacional de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología estuvieron más dirigidos a la ciencia y a la clínica biológica. Durante las ponencias varias, los expertos explicaron en qué consiste el envejecimiento, el papel de la genética en esta etapa vital, los efectos de la dieta rica en antioxidantes sobre la salud y la longevidad, entre otros aspectos.
Mónica de la Fuente, catedrática de Fisiología la Universidad Complutense de Madrid, fue la encargada de exponer los resultados de las últimas investigaciones que han obtenido en su laboratorio sobre los efectos de la ingestión de una dieta con antioxidantes sobre la salud de los individuos y su longevidad funcional. La hipótesis de la que han partido en su investigación es que “la oxidación o el estrés oxidativo que tiene lugar en nuestras células al avanzar la edad es la causa del deterioro funcional que sucede en el envejecimiento y que conduce al aumento de morbilidad y mortalidad”. La ingestión de cantidades apropiadas de antioxidantes podría restaurar el correcto funcionamiento del organismo. Una dieta rica en antioxidantes es aquella rica en frutas y verduras: “por citar algunos ejemplos: antioxidantes conocidos como la vitamina C se encuentra en buenas cantidades en las naranjas o en los kiwis; el licopeno en el tomate, la vitamina E en los frutos secos —y en el aceite de oliva virgen extra—, los polifenoles en muchos cereales, en vegetales de color, en frutas como la uva, etc”, recordó esta experta.
En este sentido, de la Fuente señaló cuatro pilares en los que una persona debe sustentar su estilo de vida, para “asegurarse, en un gran porcentaje, una mejor y mayor longevidad que la que le correspondería por su carga genética”: una nutrición adecuada, una actividad física apropiada, evitar hábitos nocivos —tabaco, alcohol en exceso, falta de sueño—, y, de forma importante, una “buena actitud ante la vida”. Asimismo, indicó que la realización de ejercicio físico moderado por personas de setenta años “rejuvenece su sistema inmunológico más de 20 años”. El efecto es el mismo que ingiriendo cantidades apropiadas de antioxidantes en la dieta, como aseguró esta experta: “hemos comprobado que la realización de ejercicio moderado aumenta las defensas antioxidantes de las células inmunitarias de la misma forma que lo hace la ingestión comentada. “Si tenemos en cuenta que las funciones inmunitarias que analizamos son predictores de longevidad, ese “rejuvenecimiento” parece asegurar más años de saludable esperanza de vida”, concluyó.
Genética
Por lo que respecta a la actitud frente a la vida, esta catedrática indicó que las personas con estrés emocional, ansiedad o depresión tienen unos parámetros inmunitarios típicos de individuos de mayor edad, de ahí que “sentirse feliz ayude a mantener la salud y a conseguir una mayor longevidad”
José Regidor, catedrático de Biología Celular en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, explicó qué papel juega el patrimonio genético de cada uno de nosotros en el proceso de envejecimiento y destacó la importancia de la Biogerontología, que “supone estudiar el envejecimiento como un proceso natural, no como un enfermedad”. Regidor señaló que aunque no hay genes de envejecimiento ni una determinación para envejecer de una determinada manera, sí existen situaciones en que la dotación génica de las personas puede influir en la forma de envejecer: “esto significa que nuestros genes van a condicionar nuestro envejecimiento, pero no lo van a determinar. En este juego, el patrimonio génico de cada persona puede permitirle un mejor envejecimiento o una mayor longevidad, pero no lo va a determinar”. Y concluyó su exposición asegurando que “en estos momentos se estudian las peculiaridades génicas que pueden permitir un mejor proceso de envejecimiento”.


Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Publicar un comentario

BIOMARCADORES DEL ENVEJECIMIENTO