Longevidad Saludable

Longevidad Saludable

BUSCADOR DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

sábado, octubre 21, 2006

Cascara de los citricos, insospechada fuente de antioxidantes

La cáscara de los cítricos, insospechada fuente de antioxidantes
10 de octubre 2006
¿Sabía que la cáscara de las frutas cítricas tiene importantes cantidades de sustancias antioxidantes de prometedoras propiedades anticancerosas?

 Estudios preliminares efectuados sobre cultivos celulares, en Ontario, Canadá, han despertado asombro e interés en la comunidad científica, ya que se ha demostrado la capacidad que poseen ciertos bioflavonoides presentes en algunas frutas cítricas, para inhibir el crecimiento de las células del melanoma (tumor muy maligno de la piel).
 Dicho estudio encontró que los flavonoides tangeretina, nobiletina y 5-desmethyl-sinensetina, son sumamente eficaces para limitar el crecimiento de una línea en particular del melanoma.
 
 Dichas sustancias se hallan en proporciones variables tanto en la cáscara (piel exterior) como en la pulpa de las mandarinas y las naranjas amargas.
 
 Actualmente se está estudiando de qué manera el cuerpo humano metaboliza dichos productos y cuánto de ellos es capaz de aprovechar para la acción anti-tumoral.
 El d-limonene, es un importante monoterpeno presente en los cítricos, y según estudios encabezados por la USDA (Administración Nacional de Drogas de EEUU) ha demostrado poseer una acción quimio-protectiva muy intensa especialmente para la prevención de la aparición y desarrollo del carcinoma de células escamosas de la piel.
 
 Este monoterpeno se halla en concentraciones importantes en la pulpa y la cáscara de las naranjas, toronjas y limones.
 
 Los estudios estadísticos llevados a cabo durante más de una década, muestran evidencia sustancial de la correlación entre consumo de frutas cítricas y baja incidencia de cáncer escamoso de piel.
 
 El consumo de la cáscara de las frutas cítricas es poco común entre algunas sociedades occidentales, pero afortunadamente la divulgación de nuevos hábitos de cocina que incluyen la utilización de la cocción de las cáscaras, facilita la bio-disponibilidad de sus componentes dentro de la dieta diaria.
 
 Otros beneficios quimio-preventivos incluyen la confirmada capacidad del d-limonene de prevenir en un grado notable la aparición del cáncer de mamas y la largamente conocida aptitud de los cítricos para disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardio-vasculares.
 
 Otros flavonoides, en especial la rutina, la quercetina y la catekina, son potentes antio-oxidantes, es decir que poseen una acción anti peroxidación lipídica, pues a) reducen la formación de radicales libres en las membranas celulares, b) inhiben el colesterol LDL, c) regeneran el colesterol LDL oxidado, y d) secuestran iones metálicos capaces de actuar en procesos oxidativos (en especial el cobre iónico).
 
 Aquellos mismos componentes de los cítricos también poseen una activa responsabilidad en los mecanismos anti-inflamatorios, al inhibir ciertas enzimas tales como la ciclo-oxigenasa y la lipo-oxigenasa, las cuales son las culpables de la oxidación del ácido araquidónico y de la producción de prostagalandinas y leukotrienes en las membranas celulares (todos ellos desencadenantes de la mayor parte de los procesos inflamatorios).
 
 Muchos de los mecanismos de inhibición enzimática a nivel de las membranas celulares son los responsables de los efectos anti tumorales de las frutas cítricas.
 Como puede apreciarse, la Naturaleza es una fuente inagotable de sorpresas y de obsequios para el mundo de la Ciencia y la Salud. En un tiempo no muy lejano podremos apreciar los beneficios de muchos de los constituyentes íntimos de las frutas cítricas, tanto en el campo de la Oncología clínica como en el de la Cardiología y la Traumatología.


Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Publicar un comentario

BIOMARCADORES DEL ENVEJECIMIENTO