Longevidad Saludable

Longevidad Saludable

BUSCADOR DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

jueves, septiembre 14, 2006

Vivir mas de 100 anos

Vivir más de 100 años
por Tony Deyal
 
No es ningun secreto.
Coma alimentos frescos, beba agua potable, respire aire puro y haga mucho ejercicio. Si a eso se suma un nivel de estrés bajo, una familia cariñosa y una firme creencia en Dios, ya lo tiene todo. Para las personas centenarias de Dominica, todo ello -y un poco más- conduce a una vida más larga y saludable.
 Elizabeth Israel
Entre los centenarios de Dominica está la persona más vieja del mundo, Elizabeth "Ma Pampo" Israel, retratada arriba hace dos años cuando "sólo" tenía 125 años.  (Foto © Powys Dewhurst)
 
Si Cristóbal Colón regresara alguna vez a las Américas, el único país que probablemente reconocería sería la pequeña isla caribeña de Dominica. Dada la reputación de longevidad de sus habitantes, quizá hasta recuerde a algunos de los isleños que conoció en su primera visita. De una población de 70.000 personas, 21 tienen más de 100 años de edad.
 
Entre los centenarios de Dominica se encuentra la persona que se cree es la más anciana del mundo, Elizabeth "Ma Pampo" Israel, cuya reseña biográfica publicó la revista Time hace dos años (cuando "sólo" tenía 125 años). "Hija de un esclavo, comenzó a trabajar en una plantación a la edad de 25 y se retiró 79 años después", informó Time. "Ella atribuye su longevidad a su régimen alimenticio -que incluye dumplings (bolitas de harina sazonadas y hervidas en caldo) y bush tea (infusiones de hierbas) en abundancia".
Ma Pampo se casó en el año 1922 y tuvo un hijo, quien murió a los 30 años -hace más de medio siglo. Tiene un nieto que vive en algún lugar del Reino Unido.
 
Hoy, Ma Pampo está bien cuidada y su hogar en Glanvillia, en las afueras del pueblo de Portsmouth, si bien pequeño, es cómodo y limpio. Durante una visita reciente, contó lo duro que tuvo que trabajar cuando era niña, recogiendo cocos y limones. Le pagaban dos centavos por día.
 
A comienzos de año, debido a una uña encarnada del pie que se infectó, hubo que cortarle a Ma Pampo la pierna derecha por debajo de la rodilla. Sanó con facilidad y sin mayores complicaciones, pero la dura prueba la dejó casi postrada en cama. Casi al mismo tiempo, su vecina y amiga de muchos años, Rose Peters, murió a los 118 años de edad. No obstante, Ma Pampo se niega a rendirse. Sigue siendo curiosa, vivaz y comunicativa y con un gran sentido del humor. Sus ganas de vivir son evidentes, como lo son la sencillez de su vida y su falta de interés en los bienes mundanos.
 
Ma Pampo habla con fluidez el Kwiyol nativo (un patois francés) y el Kokoy (una lengua franca basada en el inglés), además del inglés estándar. Atribuye su larga vida al trabajo arduo y a la buena comida, por lo que rechaza todo lo enlatado o procesado. Mientras estaba en el hospital a comienzos de año -una de sólo tres visitas en toda su vida a la capital, Roseau- se negó a comer un emparedado de mantequilla de maní, alegando que no era "natural". Habla elogiosamente de los efectos beneficiosos de las dumplings; de los cangrejos y los langostinos de río; del atún, el mahi-mahi y las sardinas; y de los tubérculos locales como la yuca, el taro, los ñames y el ocumo.
 
A Ma Pampo todavía le encanta escuchar los programas radiales en Kokoy y los ritmos y las melodías francoafricanas que predominan en la radio. Cuando le pregunté qué podría hacer yo para llegar a su edad, se rió con ganas y pensó durante un momento. Luego me aconsejó comer alimentos saludables. Agregó, sin embargo, que los alimentos ahora están tan contaminados con fertilizantes que es difícil confiar en que son buenos. Luego me encomendó a Dios.


Lic. Nut.Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Publicar un comentario

BIOMARCADORES DEL ENVEJECIMIENTO