Longevidad Saludable

Longevidad Saludable

BUSCADOR DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

viernes, abril 28, 2006

Envejecimiento poblacional, un dilema de la modernidad



Envejecimiento poblacional, un dilema de la modernidad
28 de Abril del 2009
Ledys Camacho Casado
Según cifras publicadas, la esperanza media de vida al nacer ha aumentado 20 años desde 1950 y llega ahora a 66 años, y se prevé que para 2050 haya aumentado diez veces más
Como un fruto de la civilización es considerado el envejecimiento de la población mundial, suceso acelerado, sobre todo, en la segunda mitad del siglo XX, cuando la esperanza de vida de las personas llegó a alcanzar una cifra apenas soñada por la Humanidad en sus 5 000 años de historia.

Amén de considerarlo un éxito del ser humano, una transformación demográfica de ese tipo implica profundas consecuencias sociales, económicas, políticas, culturales, con los cambios que presupone esta “revolución de la longevidad”, calificativo con el que muchos se atreven a nombrar ese fenómeno.

Según cifras publicadas, la esperanza media de vida al nacer ha aumentado 20 años desde 1950 y llega ahora a 66 años, y se prevé que para 2050 haya aumentado diez veces más. Ese triunfo demográfico y el rápido crecimiento de la población en la primera mitad del siglo XXI confirman que el número de personas de más de 60 años, que era de alrededor de 600 millones en el 2000, llegará a casi

2 000 millones en el 2050.

En 1998 el incremento mundial de la proporción del grupo poblacional definido como personas de la tercera edad fue de 10 % y, de acuerdo con las proyecciones, para 2025 se espera un aumento del 15 %; Asia y América Latina tendrán un crecimiento del 8 al 15 %; Africa, del 5 al 6 %; Europa, del 20 al 28 %; y América del Norte, del 16 al 26 %.

Se han suscrito planes de Acción Internacional sobre el Envejecimiento, realizado asambleas mundiales y plasmado iniciativas y estrategias cruciales para orientar el pensamiento y la acción acerca del tema.

En 1991, en la formulación de los Principios de las Naciones Unidas a favor de las personas de edad se abordaron los derechos humanos de estos, para orientarlos en las esferas de la independencia, la participación, los cuidados, la realización personal y la dignidad, entre otras.

Como signataria del Plan de Acción de la ONU surgido tras la Segunda Cumbre Mundial del Envejecimiento, efectuada en 2002, Cuba representa un buen ejemplo de cómo se puede enfrentar ese dilema al garantizar para ello, seguridad en el empleo y los ingresos, protección a la salud de la población, educación y capacitación, así como servicios sociales que determinen una calidad de vida sustentable para los ancianos.

EN CUBA EL FUTURO ES HOY

El envejecimiento de la población constituye uno de los principales problemas sociales en la nación caribeña, según reconocen las autoridades del país y la propia Oficina del Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Estudios realizados precisan que en el 2025 la cuarta parte de los cubanos sobrepasarán los 60 años y será la población más envejecida de Latinoamérica, sin obviar que ya para el 2050 contarán con uno de los promedios de edad más altos del orbe.

Este fenómeno, actual y de relevante connotación, se incrementa progresivamente debido al aumento de la esperanza de vida que ya alcanza en Cuba los 77 años (muy similar a la de naciones desarrolladas) unido, entre otros, al descenso de los índices de natalidad, la disminución de la mortalidad, al desarrollo científico-tecnológico, sobre todo en el campo de la Medicina y a una política de salud mantenida durante más de 40 años, con carácter gratuito y para todos por igual.

Los números asombran cuando se reconoce que en 1958 existían en la Isla 58 adultos mayores por cada cien niños, relación que en poco tiempo se elevó hasta 150 por cada centenar de menores de 15 años.

Incluso, aún siendo el envejecimiento poblacional un proceso asociado a los países más desarrollados, se considera que en el orbe las personas con más de 60 años serán 1 200 millones hacia el 2025, en contraste con las existentes en 1950 cuando solo habitaban el planeta 250 millones de personas con esas edades.

Desde 1970, y hasta 2025, se viene duplicando ese número y ya en 2050 habrá 2 000 millones de adultos mayores en la Tierra, fenómeno que aunque parezca lejano, por su envergadura se enfrenta desde hoy por países como Cuba con suma preocupación pues “solo el obligado desarrollo económico y tecnológico podrá estabilizar ese desbalance que pondrá a prueba la inteligencia y creatividad de sus ciudadanos, al acudir a su espíritu de laboriosidad y solidaridad intergeneracional, sus valores espirituales y su madurez como nación”.

UN CONGRESO QUE MIRA AL FUTURO

Trabajo y seguridad social, longevidad satisfactoria, servicios sociales, así como discapacidad y trabajadores sociales fueron los temas principales examinados durante el II Congreso de Seguridad Social efectuado recientemente en la capital cubana.

Pero como no se trata de vivir más sino de hacerlo mejor, según coincidentes declaraciones de participantes en ese encuentro, el envejecimiento debe ser saludable o activo, por lo que los servicios de asistencia social, entre ellos, la salud, deben ser de excelencia y estar al alcance de todos.

En contraste con Latinoamérica, donde ese proceso ocurre a un nivel acelerado y en una coyuntura de deterioro total de las condiciones socioeconómicas y de salud con una pobre cobertura de la asistencia social, en Cuba se perfecciona y consolida la protección a la vejez. Ejemplo de ello es el incremento de la asistencia social a su población en un 25 %, al disponer este año un presupuesto de 3 502 millones de pesos para más de 1 600 000 beneficiarios.

El Estado cubano destina el 11 % de su Producto Interno Bruto al presupuesto de Seguridad Social y, de lo aprobado para el presente año, un 90,6 % será para cubrir los gastos de jubilaciones y pensiones ( hoy la pensión mínima es de 164 pesos y la media alcanza los 179 -anteriormente era de 120 pesos).

El crecimiento de la esperanza de vida sobre los 77 años y el descenso de la natalidad debido a la activa participación de la mujer cubana en todas las esferas, los cambios en la estructura y tamaño de las familias y el incesante incremento del capital humano en estos años de desarrollo, convierten al envejecimiento poblacional en un desafío ineludible.

¿ENVEJECIMIENTO FELIZ O LONGEVIDAD SATISFACTORIA?

En Cuba se multiplican acciones para que exista una longevidad sana y activa, con participación cada vez más plena en el diario quehacer, lo cual implica lograr también que los adultos mayores se integren a todas las actividades de la sociedad y contribuyan al desarrollo de la economía a partir de las responsabilidades que cumplen en los centros de trabajo y en la comunidad donde residen.

Por ese motivo el empleo, la jubilación y la atención a la salud para un envejecimiento feliz fueron temas claves del II Congreso de Seguridad Social, celebrado en el país y que reconoció la amplia cobertura del universal sistema de Seguridad Social en la nación antillana -incluye la mayor proporción de médicos por habitantes y una amplia red de hospitales y policlínicos, con servicios de urgencia, salas de cuidados intensivos y de rehabilitación.

La viceministra de Trabajo y Seguridad Social, Marcia Enríquez Charles destacó a la prensa las diversas iniciativas que se aplican para aprovechar y potenciar las capacidades de los más longevos, como la Cátedra del Adulto Mayor y los Joven Club de Computación, que dan la posibilidad de superación y actualización técnica y profesional a ese grupo de personas.

El Sistema de Seguridad Social cubano, que cumplirá el próximo 1ro. de mayo su aniversario 43, garantiza cobertura total a la población y significa seguridad en el empleo, en los ingresos, en la protección a la salud de la población, educación y capacitación, garantía de una vida saludable y activa, cultura y calidad de vida.

Prepararse para un fenómeno sin precedentes en la historia de la humanidad es prioridad de la sociedad cubana actual que espera la segunda mitad del siglo XXI con la ejecución desde el presente de un programa nacional que garantice la atención integral a los ancianos y el incremento de su calidad de vida, salud física y mental, así como el mejoramiento de los servicios sociales.

“El propósito no es solamente alargar la vida, sino mejorar la calidad de esta en cada época para que, llegar a la tercera edad sea realmente un orgullo y no un infortunio”, afirman los expertos.


Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
www.nutriologiaortomolecular.org


Do You Yahoo!? La mejor conexión a Internet y 2GB extra a tu correo por $100 al mes. http://net.yahoo.com.mx
Publicar un comentario

BIOMARCADORES DEL ENVEJECIMIENTO